Síntomas de la varicela

La varicela es una infección viral contagiosa que generalmente se suele dar en niños de entre 5 y 12 años, produciendo pequeñas manchas focalizadas en la cara, pero que también pueden manifestarse en el resto del cuerpo.

La infección de la varicela se suele realizar a través de pequeñas gotas de líquido vesicular y secreciones del tracto respiratorio, que son transportadas por vía aérea generalmente al toser o estornudar. También se puede contagiar la varicela por contacto con objetos contaminados, por lo que lo primero que se hace con alguien que tiene varicela es proceder al aislamiento. 

El 90% de los contagios por varicela se dan en los colegios, donde los niños con primeros síntomas no detectados por los padres, infectan a otros compañeros extendiendo la infección. Los primeros síntomas de la varicela no son fáciles de detectar, ya que no se diferencian mucho de una gripe.

La varicela se presenta en forma de fiebre, cansancio, dolor de cabeza y falta de apetito. La aparición de manchas rojizas y planas se suele hacer visible a los 10 días de la infección, pero el malestar puede aparecer antes. Las manchas de la varicela pueden convertirse fácilmente en ampollas, ya que generan un gran picor y los niños tienden a rascarse de manera obsesiva, agravando los síntomas cutáneos. Bien tratados, éstos puntitos rojos deberían desaparecer a las dos semanas.

La vacuna que se administra a los 12 meses de edad puede prevenir en un 80% la aparición de ésta enfermedad. La vacuna contra la varicela puede administrarse también a partir de los 13 años, inmunizando al niño en dos dosis. Además, puede incluirse en el calendario de vacunaciones junto con las del sarampión, rubéola, paperas, polio, hepatitis B o meningitis. Pero no debe administrarse en un sistema inmune débil o en embarazadas ya que corren un riesgo importante de sufrir complicaciones.

La terapia sintomática para la varicela se realiza con analgésicos, antihistamínicos y cremas o lociones que calman el picor. Su efecto es paliativo y transitorio. También son recomendables las compresas húmedas o los baños tibios para limpiar las heridas provocadas por la varicela que se producen al rascar las ampollas y evitar posibles infecciones. El tratamiento más efectivo es a base de analgésicos, antihistamínicos y algunas cremas para calmar el picor. Ninguno de estos es definitivo, ya que solo sirve para paliar los síntomas, pero no dejan de ser transitorios.

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud, bienestar y consejos que, en ningún caso sustituyen la consulta con un médico y/o especialista.
SegurosQuiero no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si SegurosQuiero es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.
quiero

Qué es Seguros Quiero

Seguros Quiero es una web destinada a comparar seguros online, que ofrece los mejores productos de las compañías más punteras del mercado asegurador. Está formado por un exclusivo equipo de profesionales especializados en seguros de decesos, que seleccionan las mejores ofertas para que el cliente pueda elegir conforme a sus necesidades el seguro que más le convenga.
En Seguros Quiero trabajamos junto a las aseguradoras más importantes del sector. Aquí se podrán encontrar productos de máxima cobertura y rentabilidad de compañías de reconocido prestigio.
Seguros Quiero es una marca exclusivo diseñada por la correduría Proyectos y Seguros S.A. clave DGSFP J0067, conforme al Artículo 42.4.b de la Ley 26/2006 de Mediación de Seguros Privados.